Psoas e iliopsoas: características del músculo


Foto de crédito
© nerthuz – 123RF

Que es el psoas

La músculo íleo-psoas consta de dos vientres musculosos:

  • la gran psoas, que se origina en la duodécima vértebra torácica, de las primeras cuatro vértebras lumbares y de los discos intervertebrales relacionados, pasa por debajo del ligamento inguinal y se inserta en el trocánter menor del fémur;
  • el iliaco, que se origina en la fosa ilíaca y el sacro, pasa por debajo del ligamento inguinal y se inserta en el tendón del gran psoas.

También hay una pequeño músculo psoas, que se ubica ventralmente con respecto a los grandes, pero que en un gran porcentaje de la población puede estar ausente.

Cuando el punto fijo es la columna y la pelvis, flexiona, aduce y rota externamente el muslo; tiempo se flexiona y participa en la inclinación lateral del tronco cuando tiene el fémur como punto fijo.

A menudo se lo conoce como el núcleo más profundo de nuestro cuerpo, porque garantiza movimiento, equilibrio estructural, soporte de la estructura ósea y funcionalidad articular.

Estructura del psoas

El psoasilíaco tiene una forma alargada, que atraviesa la región lumbar de la columna, atraviesa la pelvis y se inserta en el fémur.

Por su posición y el hecho de que es el único músculo que conecta el tronco con las piernas, de hecho es uno de los más importantes y solicitados en todas las actividades: usamos, y muchas veces sobrecargamos, el psoasilíaco cuando corremos, cuando subimos o bajamos escaleras, cuando caminamos, pero también cuando simplemente estamos sentados en el sofá o frente a un escritorio.

Psoas y órganos internos

En su largo viaje, el psoasilíaco se encuentra y se relaciona con varios órganos, incluidos los riñones y los uréteres, el intestino, desde el intestino delgado hasta el colon, la vejiga y el aparato reproductor, especialmente la mujer. Además, es estrictamente vinculado a la actividad del diafragma, el principal músculo respiratorio, que separa el torácico de la cavidad abdominal.

Esto explica porque tensión, rigidez o debilidad El psoas puede causar problemas en toda el área circundante y hasta en uno. buena respiración puede afectar beneficiosamente a este músculo, así como, viceversa, la mala respiración o los hábitos posturales pueden afectar su funcionamiento.

Algunos de los principales consecuencias de un psoas «contrato» Soy:

Regulación de la respiración

El psoas y el diafragma se encuentran en el plexo solar, hogar de una densa red nerviosa y enérgica. Debido a esta conexión, el psoas es un músculo fundamental no solo mecánica y estructuralmente, sino también para el bienestar psicológico de todo el sistema.

La Sistema nervioso autónomo, que tiene la función de garantizar la homeostasis, es decir, el equilibrio del organismo, se divide en:

  • sistema simpático, a menudo descrita como una función de lucha o huida, que determina las respuestas del organismo ante una situación de aceleración y activación;
  • sistema parasimpático, que por otro lado se ocupa de las respuestas de descanso y digestión, es decir, las actividades que garantizan las funciones digestivas y de descanso.

Un psoas contraído vive en un estado de alerta perenne, como si estuviera siempre dispuesto a responder al comando de ataque y huida, con todo lo que sigue a nivel fisiológico.

También ahí la respiración puede resultar, como consecuencia, acelerado o bloqueado, dando lugar así a un círculo vicioso en el que el estrés, el miedo o la ansiedad se alimentan y se provocan mutuamente.

Psoas, el músculo del alma

En varias filosofías orientales, el psoas a menudo se llama «el músculo del alma, Por su relación muy profunda con la condición de bienestar o desequilibrio psicofísico y con la esfera emocional del individuo.

Preservar y asegurar el grado correcto de tono de este músculo es la clave para lograr beneficios muy importantes:

  • mejorar la postura;
  • mejorar la fluidez de movimientos;
  • mejorar la digestión y las funciones de los órganos abdominales;
  • disminuir los niveles por estrés y ansiedad;
  • asegurar una buena respiración y, en consecuencia, una buena actividad cardiaca.

Muchas disciplinas, incluidas yoga, pilates y el método Feldenkrais, o tratamientos como masaje shiatsu y tailandés, son útiles para trabajar el psoas y entrenarlo correctamente. ¡Y un psoas feliz es sin duda un gran aliado para vivir una vida feliz!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *